Tren nazi

El misterio del tren nazi 2: ¿existe el tren de oro?

TREN NAZIMientras seguimos esperando las noticias de las investigaciones en Polonia, os presentamos la segunda parte de la reseña del libro de Wlodzimierz Antkowiak “El Tren de Oro y los secretos de tesoros polacos” (ed. Bellona)

Tal y como comentábamos en la anterior parte de la reseña, el autor del libro se meustra escéptico acerca de las circunstancias del supuesto descubrimiento del tren con oro nazi cerca de la ciudad polaca de Walbrzych. El entusiasmo inicial de la prensa y de las autoridades dio paso a un largo silencio. Solo a finales de noviembre supimos que habían comenzado los trabajos de exploración. Sabemos que el radar magnético efectivamente dio con un objeto de aproximadamente 150 metros de largo, pero los datos no han sido interpretados oficialmente.

Se espera un comunicado sobre los resultados de esta investigación a mediados de diciembre.

EL propio autor del libro permanece al tanto de los acontecimientos. Las razones que lo llevan a dudar del descubrimiento es que , como relata en el libro, no es la primera vez que alguien sostiene haber encontrado el mítico tren, pero sí la primera cuando la noticia consigue llamar la atención tantro dentro como fuera de Polonia.

Pero, ¿existió el tren? 
Antkowiak cuestiona que exista “el” tren; más bien en Polonia se pueden rastrear información sobre distintos trenes que supuestamente estaban cargados con los bienes de la población que abandonaba la zona, con bienes y objetos valiosos robados a la población autóctona etc. También se especula mucho con un cargamento de armas de la Wehrmacht, incluso con la legendaria Cámara de Ámbar.

Tren nazi
Detalle del libro de Wlodzimierz Antkowiak

Entonces, en todo caso estaríamos ante “uno de los trenes”.
Pero Antkowiak analiza al detalle los testimonios a los que pudo tener acceso y sospecha que, si bien hubo transportes de los objetos valiosos, buena parte de los bienes fue escondida en distintos lugares de lazona. Y sobre todo nos recuerda que tenemos que tener precaución a la hora de hablar de “el tren”, sin saber ni siquiera cuál de ellos es ni qué puede contener.

En el libro el autor recuerda también que tan solo un 5% de las noticias sobre un posible descubrimiento que analiza un buscador de tesoros se consiguen verificar luego (p.173). ¿Será este un caso positivo?

Tesoros de la segunda Guerra Mundial en Polonia.

Festung Breslau
Detalle del libro de Wlodzimierz Antkowiak

El final de la Segunda Guerra Mundial, como describe el libro, ha sido un tiempo convulso, en el que los alemanes que cedían ante la frente soviética intentaban desesperadamente bien llevar sus pertenencias (y también los objetos valiosos robados de la población), bien esconderlas en el rocoso territorio lleno de pequeñas. En la ofensiva soviética de primavera de 1945 en los territorios de Silesia hubo un periodo de relativa inactividad pues los dos ejércitos estaban agotados. Antes del mayo de 1945, que es cuando los nazis definitivamente ceden el territorio, hubo tiempo para esconder los tesoros.

EL gran valor de libro de Antkowiak es por un lado su minuciosa reconstrucción de los testimonios de la época y por el otro, buen conocimiento del terreno debido a la cantidad de exploraciones e investigación historiográfica que llevó a cabo en esta zona.

Las fuentes que no hablan.

En el libro se reconstruyen minuciosamente las posibles fuentes, personas que pudieran saber algo sobre el tren. Los antiguos soldados y oficiales de Waffen – SS permanecieron en silencio. Las asociaciones de antiguos soldados nazis son impenetrables. Es llamativo el nombre de una de ellas, Kriegsgraberstiftung Wenn alle Brüder schweigen: “Asociación de tumbas de guerra – cuando todos los hermanos callan”.

Pero sí existe otra fuente, que es hauptmann Herbert Klose, oficial del presidio de la policía de Wroclaw (Breslau), la persona encargada de

firmar órdenes a los oficiales para que lleven los transportes de arcones, con oro y depósitos, a algún lugar del terriorio, pero, según afirmaba después, nunca sabía exactamente en qué lguar se escondía el cargamento (p.23)

La pista de Herbert Klose fue por otra parte bien aprovechada por las autoridades comunistas del país, que lo interrogaron duramente en 1953. El alemán afirmó haber formado parte de un convoy a la zona de Karpacz, cerca de Sniezka, durante el que se buscaba sitios para esconder los tesoros. Se trata de una zona llena de antiguas minas, sin explorar desde el siglo XIX, pero de difícil acceso.  Herbert Klose se habría caído del caballo, perdido conocimiento, con lo cual fue llevado al hospital y alega no tener conocimientos del lugar exacto.

No está claro el papel de Klose y los conocimientos que en verdad posee. Las autoridades comunistas estaban interesadas en el tema, hasta tal punto que estaban preparando una grabación, que nunca llegó a distribuirse en la televisión pública, titulada “Quién eres, capitán”?

Hemos tenido acceso a esta grabación y prometemos más noticias de este campo en breve. 

El propio autor había hablado con Klose con ocasión de un libro anterior y Klose parecía sugerir que en el fondo “es alemán, señores” y que no parecía tener ganas de delatar lo que sabía.

El tesoro de los tesoros.

Pero la MAP, agencia fundada por propio Antkowiak, está persiguiendo documentos pertenecientes al Archivo del XVIIº Ejército de Operaciones estacionado precisamente en Walbrzych. Desde los años noventa, están en posesión de una informacion fiable – gracias a un misterioso aleman – sobre la localización del archivo. Su descubrimiento permitiría hacer un mapa justo de estos “tesoros” de la era de repliegue de las tropas nazi. Desgraciadamente, como afirma el autor, las autoridades polacas, que fueron informadas prácticamente desde el principio sobre la operación, no han llegado a ningún acuerdo ni han manifestado interés por este archivo.

El atlas de los tesoros en Polonia.

Pero el libro en sí es algo más que el relato sobre el tren nazi. El resto es, si cabe, mucho más apasionante. Y es que Antkowiak presenta un peculiar atlas de Polonia. El libro, dividido por zonas geográficas, cuenta las historias del patrimonio histórico y cultural del país. Leyéndolo, uno revive la historia de Polonia, no sólo la más reciente, aunque esta sea al vez la más apasionante…. Sino que también se ocupa de los tesoros y enigmas más antiguos. ¿Qué se esconde en Góry Sowie al suroeste de Polonia? ¿Sabíais que la legendaria Cámara de Ámbar fue buscada en una aldea llamada Dzikowo? ¿Y que la superficie de  Polonia está prácticamente surcada de túneles, minas, llena de tesoros escondidos en el fondo del lago? Son algo más de doscientas páginas en las que conocemos la microhistoria de las regiones, aprendemos cómo evolucionaban las frentes y leemos historias de tesoros por descubrir, pero también escuchamos a las fuentes en los que se apoyó la investigación.

Precisamente este cuidado de la información y de las fuentes, así como un estilo vivo y a menudo irónico, son rasgos distintivos de la prosa de Antkowiak, lo cual hace que la lectura sea más apasionante aún.

La MAP

Antkowiak es el fundador de MAP, Miedzynarodowa Agencja Poszukiwawcza, Internacional Agencia de Búsqueda. La lectura del libro permite acompañarnos en la actividad investigadora de la asociación. Por un lado, surge una gran admiración por los principios éticos (colaborar siempre con las autoridades oficiales, no ejercer una actividad sin permisos y por su propia cuenta), así como por la variedad de las actividades realizadas. Poder seguir su labor es adentrarse en la historia de Polonia reciente y más antigua; se aprecia también el gran conocimiento y buena documentación que se lleva a cabo.  Desafortunadamente, muchas veces su labor queda algo ignorada por las autoridades polacas y su empeño no puede nada contra la terquedad de la administración. Entendámonos bien: damos por hehco que la exploración arqueológica tiene que ser legar y desarrollarse siempre con permisos pertinentes. No obstante, una no puede dejar de tener la impresión de que más allá de todos los permisos, a veces es también cuestión de la indiferencia e insensibilidad hacia estos asuntos. En este sentido, el libro es también un buen documento sobre la labor arqueológica hoy en día.

Fines estatuarios de la MAP.
Acabamos esta reseña presentándoos los fines estatuarios de MAP, convencidos de que se trata de una asociación seria y además, muy necesaria
1. Enriquecimiento del patrimonio nacional y conocimientos históricos
2. Verificación de conocimientos históricos
3, Desarrollo del conocimieno y las aptitudes físicas de los miembros
4. Ayuda a las personas físicas y jurídicas en llevar a cabo investigación.
5. Creación de banco de datos sobre todos los enigmas  históricos
6. Apoyo a todo tipo de iniciativas sociales que contribuyan al descubrimiento de verdades históricas desconocidas.
7. Acciones cuya finalidad sea proteger el patrimonio cultural contra el deterioro y el olvido, y protección de su entorno natural.
8.Documentación del patrimonio cultural
9. Búsqueda de todo tipo de mobiliaro de interés histórico en vistas a la creación de colección; también donación de parte de objetos a museos y a la educación.
10. Cursos para ciudadanos polacos y europeos en la materia especificada en los fines estatuarios.
11. Concienciación y activización de la sociedad y autoridades polacas en la materia de conservación y recuperación del patrimonio nacional.

Comments

comments

SOBRE AUTORA:
Agata es una de las autoras y fundadoras del Archipiélago.
Escribe sobre movimientos sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *