La Guerra del Rif: una historia olvidada

guerra de rif

La Guerra del Rif fue un levantamiento un enfrentamiento originado en la sublevación de las tribus rifeñas en las montañas del Rif al norte de marruecos contra las autoridades coloniales española y francesa. Es un hecho conocido por todos; lo que no saben tantos, es que durante esta guerra se utilizaron las armas químicas para exterminar la rebelión (y de paso, a la población civil), pese a que justo en aquellos años entraba en vigor el tratado que prohibía su uso. 
La historia contada: la guerra del Rif y el desastre del Annual
Los rifirrafes en la zona rifeña, sobre todo en la minera, se producen prácticamente desde comienzo del siglo XX.
Es a partir de los años veinte cuando todo se acelera.  Según el  Tratado de Fez la zona norte marroquí fue adjudicada a España como Protectorado español de Marruecos. Lógicamente, es cuando comienza también la resistencia de las poblaciones rifeñas contra los españoles.
El 12 de febrero de 1920 el general Manuel Fernández Silvestre entra en la escena como comandante general de Melilla.  Es bastante conocido el hecho de que el ejército estaba pésimamente armado; los soldados españoles eran reclutas forzosos, recién salidos de los campos.  Estaban poco entrenados, mal pagados y alimentados  y calzados solo con alpargatas …. Todo esto fue ampliamente comentado en la prensa de la época y los libros de historia o diarios.
(el que lo comenta ampliamente es por ejemplo Lorenzo Silva en su viaje nostálgico tras las huellas de su abuelo “Del Rif a Yebala”… Una pena que cuenten solo parte de la historia).
Así que en todo este caos de 13000 soldados desmoralizados el general Silvestre se dispuso a avanzar a través de las montañas de Rif. Mientras tanto, Abdelkarim, un rifeño y antiguo funcionario en  la administración española en la oficina de asuntos indigenas de melilla , reunía tropas de los rifeños, que pronto alcanzaron 11000. A los rifeños no hacía falta animarles para defender su territorio.
Lo que viene después, es conocido como desastre Annual (1921) y es ampliamente comentado por la historiografía española. También Lorenzo Silva en el libro citado no deja de describir en pasajes largos y conmovedores lo mal que se lo pasaron los soldados y lo crueles que eran los rifeños. Una pena que la mayor parte de estas obras se para aquí y no comenta con igual detalle lo que vino después.

La historia olvidada: la guerra química.
Y lo que viene después es la guerra  del Rif que tuvo lugar en norte de Marruecos en el rif  entre 1921 y 1927. El ejercito español de áfrica hizo uso de armas químicas en un intento de sofocar la rebelión bereber en el Rif dirigida por  Abdelkarim.

En los ataques de 1924 es por vez primera que se utilizaron las armas  químicas  justo antes de firmase la prohibición del uso en la guerra de gases asfixiantes toxicos o similares y de medios bacteriologicos en el protocolo de Ginebra. Según S. Balfour, cuyo libro Abrazo Mortal recomendamos como estudio exhaustivo de la compleja relación entre Marruecos y España a principios de siglo pasado,  el deseo de la venganza por la derrota y humillación sufridas en el Annual han sido causa directa por decidirse a producir (cerca de Madrid) y utilizar fosgeno ,difosgeno, cloropicrina y gas mostaza (conocido también como iperita ) de forma indiscriminada contra la población civil. Balfour cita fuentes que recomiendan el uso de las armas en zonas pobladas, en los zocos (mercados, con mucha gente) y los ríos (fuente de agua). España fue de hecho el primer caso documentado del uso de armas químicas contra población civil. Significativamente, tanto Marruecos como España no tocan hoy este tema. Los archivos militares de Sevilla contienen toda documentación sobre el caso.

Las voces de testigos.
Y como contaba Mohamed Faraji, un testigo de aquella masacre . “el gas mostaza,  eso se pegaba encima sobre el proyectil cuando explotaba la bomba, salía un olor y ese veneno se quedaba en los acantilados y en los manantiales. era de un color amarillo, negro parecido al azufre. Las autoridades nos lo hicieron pasar muy mal aquí en el Rif” . Y otro testigo cuenta como  su familia lo pasaron muy mal y que su hermano cayó muerto al instante  como una mosca al beber del agua del río, justo donde cayó una bomba  con gas de mostaza. También dice que lanzaron otras bombas cerca de su casa y por último lanzaron otra bomba por su casa. “Cuando mi madre vio los aviones, se dirigió al refugio que teníamos bajo la casa, pero se lo tiraron encima. “Y que al frente de su casa tiraron otras tres bombas. Y que el justo nació en la época de la guerra y que su madre no paraba de toser y que sus hermanas quedaron ciegas y tosieron y tosieron hasta morir. Fue el veneno de las bombas que las causo la enfermedad .
(es una opinión ampliamente mantenidas por los rifeños y de hehco la incidencia del cáncer es muchísimo más alta en la zona que en el resto del país)
También cuenta el testigo el Laarbi lo que le paso en la mano en el año 1924, en una guerra en la que él era todavía un niño. Cinco de sus familiares cayeron: “mi hermano murió, mi madre fue herida” – dice en una entrevista, y añade significativamente: “y a mi padre lo rociaron con veneno. Yo fui herido en 1924 y solo tenia nueve años.”

rifeno1

Las armas químicas están presentes en la historia del Rif. Su uso aceleró la guerra y contribuyó a la victoria española. España deseaba salir victoriosa de esta guerra, sobre todo después del golpe de 1923. Su posición en 1924 no era muy fuerte, pues sólo controla efectivamente, aparte de Ceuta y Melilla, Larache y Asiilah. Es gracias a la ayuda de Francia, que se une al conflicto, como consiguen apaciguar a su enemigo. El uso de armas químicas era un método terrible y eficaz.  Abdelkarim se entrega a los franceses el 27 de mayo de 1926.

El pueblo marginado
Pero las armas químicas están presentes también hoy en día en la memoria de los rifeños. En, fin el pueblo rifeño fue maltratado por las fuerzas del exterior y del interior (cosa que también contaremos). Contra estos rebeldes bereberes se utilizaron armas químicas que hasta el día de hoy nadie lo quiere reconocer.
Pero ahí queda para la posterioridad. Los rifeños son luchadores y nunca bajan la cabeza; siempre serán leones de marruecos y nunca se entregan a las ordenes de los invasores, ocupantes, colonizadores, vengan de donde vengan. El precio es alto: en Rif la incidencia de las enfermedades cancerígenas es bastante superior a la media marroquí y los médicos admiten que los bombardeos químicos tienen bastante que ver. De vez en cuando se descubren todavía bombas en el terreno, bombas que es mejor no tocar. Pero tampoco se dejan olvidar.

Comments

comments

SOBRE EL AUTOR:
Kamal es uno de los autores y fundadores del Archipiélago.
Escribe sobre Rif y África.

Un pensamiento sobre “La Guerra del Rif: una historia olvidada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *