Al sur de Lampedusa, el drama migratorio

Stefano Liberti, A Sud di Lampedusa.
Stefano Liberti, A Sud di Lampedusa.

 

El libro de Stefano Liberti que he leído a raiz de la “primera crisis de inmigrantes” – la deLampedusa, – es un relato conmovedor de las penurias de los que emprenden el viaje por el continente africano camino a Europa. Para mi sorpresa, no he visto todavía una traducción al castellano.

La verdad es que me acercaba al libro con cierto prejuicio, que de alguna manera el autor no supo disipar de entrada. Interesada por el tema de inmigración ilegal, esperaba más trabajo de reportaje y menos reflexiones personales, pues estas en la mayoría de los casos me resultan bien forzadas, bien simplonas o en peor caso, las dos cosas a la vez. Sin embargo, he de decir que al final su reflexión es llevada a cabo hasta su triste observación final; y es que el autor concluye, al final de su viaje al sur de Europa, que a nuestros gobiernos, a nuestra vieja Unión Europea, con su Frontex y otras operaciones, le viene bien seguir considerando a los inmigrantes “ilegales”. A pesar de toda la parafernalia de los derechos humanos, en el fondo la inmigración sencillamente no es rentable a los ojos de nuestros gobiernos.

Pero aparte de la reflexión, el recorrido del autor también es impresionante. Liberti  viaja por el continente africano para trazar una de las rutas de los migrantes subsaharianos. Les acompaña en varias etapas de la ruta, desde territorios centrales, hasta el norte de África donde se hacinan en guettos ilegales o donde se les reenvía de un país a otro (como ocurre en la frontera entre Marruecos y Argelia), a falta de un acuerdo para enviarlos a su país de origen. Los sigue hasta más allá, si es que llegan a cruzar.

Las historias que atestigua son tragedias humanas. Y Liberti es lleno de la humanidad. Escucha pacientemente a los “delincuentes”, que tras ser deportados, vuelven a intentar llegar al viejo continente.  Se solidariza con los que fracasan en su viaje, pero como sienten vergüenza ante los familiares, se quedan a mitad del camino, sin dinero, sin esperanza, aprisionados en algún lugar de su ruta. También nos muestra la otra cara del tráfico humano, pues no rehuye entrevisar a los intermediarios y “las mafias”. Y no duda en señalar que las tan demonizadas mafias son a veces los únicos dispuestos a ayudar a la gente que huye de sus paises de origen. Pero no deja de entrevistarse con el “otro lado” de la migración, con los funcionarios y responsables de políticas migratorias.

La imagen de África que se dibuja en su viaje es la de un continente abusado por los Europeos que ahora vigilan, temerosos, su casa. No se trata de incitar a los lectores a un sentimentalismo barato, de “preocuparse por el pobre” con la mirada del rico compadeciente. Trata de reflexionar sobre los mecanismos que hacen posible este tráfico humano, y ver la parte que le corresponde a cada país. No exculpa a nadie: ni a los países intermedios, ni a los países de destino. Sencillamente, quiere poner al descubierto algunos mecanismos que lo rigen.
Es un libro que, independientemente si estás de acuerdo o no con las tesis, hay que leer. Sobre todo en el contexto de la nueva ola de la migración del Oriente Medio, que no es sino otra migración de moda, objeto del fugaz interés de los europeos que ya se han olvidado de las demás barcas que acechan a la vieja tía Europa.
Es una voz importante en el debate actual.

Si quieres leer algo del autor en castellano, puedes empezar por este artículo en REBELIÓN.

Comments

comments

SOBRE AUTORA:
Agata es una de las autoras y fundadoras del Archipiélago.
Escribe sobre movimientos sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *